NIÑO SE LEVANTA DEL ATAÚD PIDE AGUA Y VUELVE A CAER MUERTO


Kelvin Santos, un niño de 2 años de Brasil, fue declarado muerto en el hospital de Belen, a causa de neumonía, insuficiencia respiratorio y deshidratación.

Al día siguiente los familiares organizaron un velatorio en su casa para despedir al joven Kelvin, en ese momento ocurrió algo que sorprendió a todos los miembros de la sala, el niño se sentó en el ataúd y le pidió agua a su padre, después de eso volvió a caer muerto.



Después de la resurrección del niño la alegría les duró bien poco a los familiares ya que una vez lo llevaron de nuevo al hospital los médicos certificaron que el niño no tenía constantes vitales.

Los médicos aseguraron a la familia que el niño estaba muerto pero no fueron capaces de explicar lo que habían visto y oído los miembros de la familia.

El funeral previsto en el primero momento en el que se declaró la muerte del niño fue aplazado por si volvía ha ocurrir lo mismo.



El padre de Kelvin asegura que su hijo fue víctima de una negligencia médica y ha denunciado los hechos.